El NFC también es útil en casa

La mayoría de la gente identificará eso del NFC con algunos abonos de transporte  o carnets de biblioteca, como por ejemplo la tarjeta ciudadana de Gijón, llave de gran parte de servicios prestados por el Ayuntamiento, la cual permite comprar bonos de transporte y realizar una cancelación del billete con solo acercar la tarjeta a una máquina.

Lo cierto es que el uso de la tecnología NFC está en auge. A las ciudades que ya disfrutaban de servicios similares desde hace años se sumará en breve Madrid, ampliando el uso a millones de ciudadanos. También los nuevos modelos de pasaporte incluyen información electrónica mediante NFC que se puede leer con un dispositivo compatible (como un móvil equipado con esta característica) donde está codificada la información personal e incluso la fotografía. Y próximamente podremos pagar nuestras compras mediante el uso de nuestros móviles NFC, de hecho empresas como Renfe ya están probando esta modalidad de pago para los billetes de tren.

El caso es que esta tecnología tiene muchas aplicaciones en nuestra vida diaria. Al fin y al cabo, lo que hacemos de esta forma es automatizar tareas que de otra forma nos llevarían más tiempo. Por suerte los tags (o pegatinas) NFC no están sólo reservadas a grandes empresas, sino que nos podemos hacer con un pack de ellas de una forma bastante simple y barata desde webs como por ejemplo Taggito, que ofrece tanto tags sueltos como packs (yo me hice con el pack medio)

Las tags tienen distintos tamaños y formas, y lo más importante, diferentes capacidades. Las que yo tengo son todas de 192 bytes o 1Kb, tamaños que valen de sobra para la automatización de tareas que necesito y que llevo a cabo mediante la aplicación de Android NFC Task Launcher.

Una de las cosas de las que nunca me acuerdo al entrar en casa es de activar el Wifi, que mantengo desactivado mientras voy por la calle. De vez en cuando me encuentro con que estoy actualizando las aplicaciones de mi Galaxy Nexus mediante la conexión de datos del operador, perdiendo unos Mb a alta velocidad bastante valiosos. Así que me puse manos a la obra y configuré un tag con las acciones más habituales que llevo a cabo en el móvil cuando llego a casa: activar la conexión wifi y conectar a mi router, subir al máximo todo el volumen, parar la reproducción de música del dispositivo, quitar la vibración, colocar el brillo en automático y hacer check-in en Foursquare.

Además, dado que la aplicación deja crear tags switch, es decir, que cuando pasas el móvil por encima hacen una tarea pero que cuando vuelves a pasarlo hacen otra distinta, también creé otra tarea distinta para salir de casa: desactivar el Wifi, colocar el brillo en automático, iniciar la reproducción de música…

Todo ello lo imprimí en la misma tag que tengo colocada en un mueble de mi habitación, de forma que cada vez que salgo de casa o entro en ella es suficiente con pasar el teléfono por encima de la misma:

Estas automatizaciones son muy útiles. También puedes utilizarlas para activar alarmas (y qué mejor sitio que una zona cercana a la cama para ello) o para algo aún más útil: almacenar los datos de conexión de la red Wifi, SSID y contraseña, para que la gente de visita pueda conectarse tan sólo pasando el teléfono por la pegatina sin necesidad de pasar el típico papel con la clave. Y la gente que prácticamente ha nacido con ordenadores bajo el brazo y que va a todos los sitios con su smartphone sabe lo útil que es esto. O guardar tu “tarjeta de contacto” del teléfono móvil con todos los números, direcciones de correo, vinculaciones con Twitter o Facebook en una pulsera NFC.

Con el tiempo, las tags evolucionarán y permitirán mayor almacenamiento, pudiendo incluso guardar archivos que se podrán compartir mediante esta tecnología. Y es que merece la pena no quitarle el ojo de encima porque pronto invadirá todas las parcelas de nuestra vida diaria.

 Adiós, Steve

Anoche se fue un genio. Steve Jobs dejaba el mundo tras 7 años de lucha contra el cáncer de páncreas. Anoche se fue un genio, un gran empresario que podría caer bien o mal pero que demostraba a cada paso su brillantez. Que vendía su empresa y sus productos como nadie. Que revolucionó, guste o no guste, la forma de entender la tecnología, a veces usando prácticas de márketing que personalmente me irritaban pero que sin duda funcionaban. Anoche se fue un genio al que algunos echaremos de menos en las Keynote de la compañía de la manzanita, con su camiseta negra, sus vaqueros y su One More Thing. Y anoche se fue un genio gracias a cuyos productos puedo hacer mi “trabajo” de una forma mucho más sencilla y efectiva.

Por todo ello… Gracias Steve, y adiós.

Spotify patrocina las Jornadas Mundiales de la Juventud

La noticia, aquí: Spotify feat. Papa Ratzinger.

Mi correo electrónico dirigido a [email protected]:

Español:

¡Hola!

Soy uno de vuestros usuarios premium. No hace mucho que he contratado la versión de pago, pero al final tras mucho pensarlo me he decidido a hacerlo por la gran comodidad que me supone a la hora de tener mi música disponible en todos los sitios y con una buena calidad de sonido. Se podría decir que estoy contento con vuestro servicio.

Sin embargo, acabo de leer que vuestra empresa apoya las Jornadas Mundiales de la Juventud de forma económica, esas Jornadas organizadas por una institución que sigue llamando enfermos a los homosexuales, sigue despreciando a la mujer, sigue luchando contra la utilización de los preservativos… Ya sabéis.

Igual que nadie da dinero a alguien para que te insulte por la calle, hace un tiempo decidí intentar evitar dar dinero de manera indirecta a organizaciones como la Iglesia Católica si puedo evitarlo. Y tristemente vosotros les estáis dando parte de mi dinero, de esos 10 euros que os pago mensualmente. Y entre mis principios y la música… Elijo mis principios, así que cancelaré mi cuenta premium en cuanto acabe el mes.

Es una pena, pero es lo que hay. Eso sí, me gustaría que me informarais si decidís cambiar de opinión. Sólo por si acaso.

Un saludo.

______________________________

English

Hi there!

I’m one of your premium users. I’ve been a premium for a short time, after a lot of thinking I decided to do it because I like to have my music in all my devices with a good sound quality. And… I can say I’m satisfied with your service.

However, I’ve seen that your company is supporting the World Youth Day economically, an event organized by a Institution that still consider homosexuals as sick people, still despises women, still fights against the condom use… You know.

I don’t give my money to someone who insults me on the street, so some time ago I made a decision: To not give money to organizations like the Catholic Church, directly or indirectly, if I can avoid it. And sadly you’re giving them part of my money, part of the 10€ that I pay to you every month. And between my principles and the music… I choose my principles, so I’ll cancel my premium account as soon as the month ends.

It’s a pity, but it is what it is. Although I would like you to inform me if you change your mind. Just in case.

Greetings.


“Las primarias en Twitter”. El País.

Extracto del artículo publicado en el diario El País el 05 de Octubre de 2010.

En medio de la avalancha de información que se desencadenó a partir de las nueve de la noche, un estudiante asturiano de 19 años conocido como @naroh se lanzó a alimentar una tabla abierta a todos los usuarios con los resultados que se iban confirmando. El retrato de las votaciones no fue exacto y quedó pendiente de los datos oficiales que llegaron varias horas después, pero condensó la gran potencia informativa de la suma ordenada de esfuerzos online. El siguiente hito de la noche también sonó en Twitter en boca de @anaaldea: “Oficial, gana Tomás”.

Artículo completo ->

‘Naroh’ ya lo sabía. El Comercio

Artículo publicado el día Martes 5 de Octubre de 2010 en la versión web de el periódico asturiano El Comercio:

El caladero de noticias hace tiempo que ha cambiado de océano. La extraordinaria irrupción de las redes sociales en internet provoca que para cientos de periodistas, alcachofa, cámara y grabadora digital en mano, pasarse anteayer por la sede del PSOE o por las agrupaciones municipales madrileñas para dar la primicia del día haya sido una pérdida de tiempo. Que Tomás Gómez ganaba a Trinidad Jiménez ya estaba en la red mucho antes que los socialistas lo anunciasen en comunicado oficial. Desde una habitación del barrio de Pumarín, David Fernández Sancho, ‘Naroh’, un joven de 19 años, estudiante de ingeniería informática, ya había colgado los resultados en Twitter.

Los miles de ‘tweet’ (mensajes, como sms de menos de 140 caracteres que los usuarios cuelgan en esa red social) con cifras que los miembros de las mesas electorales se cruzaban entre ellos le bastaron para prever el resultado final con precisión casi absoluta. «No lo tenía previsto, pero cuando vi, a partir de las siete y media, que se cruzaban resultados se me ocurrió ir volcándolos en una hoja de cáculo de google y colgarlos según me iban llegando», asegura David que todavía no se cree la repercusión que ha tenido su logro en los medios de comunicación de todo el país.

#primarias fue el ‘tweet’ que buscó ‘Naroh’, su alias, nada más conectarse al Twitter para recabar información de las elecciones madrileñas . «La política me gusta mucho y la sigo a través de cualquiera de los medios, facebook, twitter, periódicos …». La paradoja anteayer fue que cuantos más datos le llegaban más trabajo tenía en volcarlos y menos informado estaba sobre la noticia que buscaba: ¿ quién se llevaría el gato al agua de los dos candidatos?. «Fue una hora tan intensa que sólo sabía quién iba delante por los comentarios que la gente aportaba a las cifras que volcaba». Aunque no tiene cifras exactas calcula que más de 1.000 personas siguieron en algún momento su trabajo. Entre ellas muchos periodistas de radios y periódicos que ofrecían a esa hora sus datos en directo.

El gijonés logró su hazaña gracias a algunos militantes del PSOE que se saltaron una norma básica de la política, la confidencialidad. Sus ‘smartphone’ echaban humo con cifras que no esperaban fuesen señales inequívocas para ‘Naroh’ de la victoria de Tomás Gómez. «La mayoría de los políticos utilizan las redes sociales sólo cuando hay elecciones, como un juguete». David sabe de lo que habla es militante de UPyD y aunque no piensa dedicarse a ello cree necesario participar «sino lo que pase en el futuro no va a estar en nuestras manos», asegura.

Su futuro profesional es algo que no se plantea todavía «me gustaría dedicarme a la informática, pero como está la cosa no sé lo que pasará». El de los demás lo prevé casi con tanta precisión como vio ayer la victoria de Tomás Gómez «El modelo actual de periodismo ha dejado de servir», profetiza.

Sobre las primarias del PSM

Publicado en la sección Trending Topics de El País.

Primarias

Los adictos a la actualidad y a la política que usan Twitter acabaron ayer con una pestaña abierta en el navegador que nunca hubieran imaginado: una tabla numérica compartida por un desconocido en Google Docs que resumía el estado del recuento de votos de las primarias en cada agrupación madrileña al segundo. Ese desconocido era un joven asturiano estudiante de informática de 19 años, David Fernández Sancho, que empezó a seguir las elecciones por los medios pero que pronto se dio cuenta de que algunas personas de las mesas iban filtrando por Twitter resultados mucho antes del recuento final. Abrió un documento público, empezó a recopilar y actualizar los datos y el link corrió como la pólvora. Fue un pequeño éxito: acertó, consiguió picos de hasta 90 personas viendo el documento a la vez, hubo periodistas con el excel abierto en las redacciones y algún político le felicitó. “Me sorprendió que nadie del PSOE lo hiciera desde Madrid y que tuviera que hacerlo yo desde Gijón, que además soy de otro partido político”, me cuenta David. No le falta razón.